MY GENERATION

Botellón, cibersocial, nacidos en democracia, youtubers, Harry Potter, pornografía ilimitada, Starbucks… ¿Somos una generación afortunada? Un dilema que muchas veces inunda mi cabeza. Pero luego echo el freno, recapacito, digo – Carlos, concéntrate en la carrera, haz uno o dos másters, y luego…si te quedas en España te va a sobrar tiempo para reflexionar.

Siempre intento evitar las comparaciones con otras generaciones. Sin embargo, a veces no puedo remediarlo. Hace unos días estaba en el pueblo de mi madre, iba por la calle y de repente vi a una mujer de unos 50 años sentada en un banco llorando.

– ¿Perdona señora está usted bien?

Una pregunta un poco absurda dado el charco de lágrimas que rodaba sus pies.

Me responde, – hijo he cometido un error sin vuelta atrás.

¿Había robado? ¿Había malvendido una propiedad? ¿Había acabado con su padre para adelantar la herencia? Bueno, la curiosidad ya pudo conmigo.

-Hijo, hace 30 años me casé con alguien de quien nunca he estado enamorada. Ni él de mí.

¡Pues vaya plan!

– Teníamos 26 años, y bueno…queríamos acostarnos.

Hay cosas que nunca entenderé. Pero supongo que tenemos que aceptarlas dentro de su contexto histórico. Pongo de ejemplo el tabaco; antes la gente fumaba pero no sabían que era malo para la salud. Ahora sabemos que mata y la gente sigue fumando…..joder, ese no es un buen ejemplo.

A ver……otro ejemplo…..ah sí:

1950

1

2017

2

***

Somos la generación moderna, la generación concienciada socialmente, la generación luchadora, la generación progre…
¡O al menos eso twitteamos todos los días! Espera, ¿twittear? ¡Nah! Quizás hace unos años. En 2017 solo REtwitteamos. Es más fácil.

Acabemos con las injusticias sociales. (15.000 Retweets)

– Luchemos contra el cambio climático (9.000 RT)

– Qué pena lo de Siria… (25.000 RT)

Es nuestra forma de mejorar el mundo. Desde el sofá. Al menos nuestros nietos podrán saber que gastamos nuestra tarifa de datos intentándolo.

En muchísimos aspectos somos afortunados – vestimos como queremos, vivimos en un estado aconfesional, sanidad pública, avances médicos, libertad de expresión, internet.

¿Pero somos más productivos que las generaciones anteriores? Teóricamente deberíamos serlo con tantas ventajas y avances.

A veces me parece que a lo mejor no los estamos empleando de la forma más eficiente. ¿Nuestra gran preocupación es mejorar el mundo en el que vivimos o simplemente es mostrarles a los demás la buena gente que somos?

Al fin y al cabo somos una especie social y probablemente solo intentamos cumplir con nuestra función vital de relación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s